Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 info@clinicadentalcuadrado.com

CORONAS

Mejoraremos la salud bucodental y resaltaremos tu sonrisa.

Hablar de coronas dentales es hablar de un tratamiento clínico que ofrece tanto resultados a nivel estético como a nivel funcional. A grandes rasgos, una corona dental es una especie de funda que se coloca encima de un diente natural para sustituirlo en sus funciones a todos los efectos.

De hecho, la propia corona tiene forma de diente y se encaja perfectamente encima del diente natural que quiera reemplazar el paciente al que estemos tratando.

En este sentido, sería como si le colocásemos una nueva pieza dental ya que el diente natural sobre el que se sitúa va a dejar de ser empleado y todas las funciones que éste realizaba hasta entonces recaerán en su nuevo reemplazo.

Decir también que, aunque muchas personas confunden las coronas dentales con las carillas, son tratamientos completamente distintos con características relevantes que los diferencian perfectamente.

Por ejemplo, ambos tratamientos suponen una mejora estética en nuestra dentadura al sustituir visualmente las piezas dentales naturales con peor aspecto por estas otras, sin embargo, la corona dental también ofrece características funcionales al reforzar el diente sobre el que va colocada, convirtiéndolo en un diente más práctico y eficiente, algo que no se consigue con la opción de las carillas.

Precisamente, por este mismo motivo se suelen colocar en los dientes posteriores de nuestra dentadura ya que son los que más solemos utilizar a la hora de masticar y, por tanto, los que más desgaste sufren por el uso continuado que hacemos de ellos.

Cada vez es más habitual encontrar personas que poseen coronas dentales en sus premolares y/o molares naturales con el objetivo de reforzarlos y lograr alargar al máximo el ciclo de vida de dichas piezas dentales tan necesarias para nuestra salud y calidad de vida. ¿A qué esperas para utilizarlas?

¿Para qué se usan las Coronas Dentales?

Tal y como hemos comentado ya, las coronas dentales nos proporcionan todas las ventajas que a nivel estético nos otorgan las carillas pero además se utilizan para otros fines mucho más prácticos y funcionales. Cabe destacar los siguientes:

  • Reforzar cualquier diente: en aquellos casos en que los dientes están demasiado debilitados por el desgaste, lesiones de diverso tipo u otros factores como un tamaño demasiado pequeño, se recomienda el uso de coronas dentales en vez de carillas ya que necesitamos mejorar la estabilidad y firmeza del diente, no sólo mejorarlo a nivel estético. Las coronas no se limitan a cubrir una parte del diente del paciente sino que al ponerlas le estamos colocando, a efectos prácticos, una pieza nueva mucho más grande y resistente que la que tiene ahora, con todos los beneficios que este hecho conlleva.
  • Reponer un diente inexistente: existen muchos casos de pacientes con dentaduras en las que observamos ciertos huecos o espacios relativamente grandes entre dos piezas dentales que deberían estar seguidas. Esto se puede deber a que el paciente ha perdido un diente que se encontraba originalmente entre ambas piezas o a algún tipo de desorden en el crecimiento natural de sus dientes, entre otras razones. Sea como sea, lo importante es que podemos solucionar estos problemas colocando un implante dental en el hueco pertinente y cubriéndolo posteriormente con una corona para terminar de crear la solución perfecta.
  • Formar puentes dentales: cuando el espacio existente entre dos piezas dentales es muy grande por el hecho de que al paciente le faltan varios dientes de manera consecutiva, se puede proceder a crear e instalar lo que se conoce como“triple corona”o“puente dental”. En este caso, aprovecharíamos los dientes sanos que aún tiene el paciente para colorar dicho sistema, preparándolos previamente para que todo encaje a la perfección. También se podrían emplear otros implantes en caso de ser necesario, por no contar el paciente con suficientes piezas disponibles o no lo suficientemente sanas y resistentes como para aplicar esta solución.

Hay un sinfín de posibilidades relativas al uso de las coronas dentales y corresponde valorarlas a los profesionales de la odontología según el caso de cada paciente. No todos los pacientes tienen las mismas circunstancias y necesidades, en algunos casos el uso de carillas dentales será más que suficiente, en otros las coronas serán la opción más recomendable y en aquellos más extremos, tendremos que recurrir al uso de puentes dentales, tal y como hemos visto.

De hecho, lo más habitual es que se combinen diferentes tratamientos dentales y tipos de coronas para un mismo paciente ya que cada pieza dental es un “mundo” y debemos buscar la solución que más se ajuste a un resultado 100% satisfactorio.

Colocación de las Coronas Dentales

Las coronas dentales poseen un espacio hueco en su interior con el objetivo de que puedan encajar fácilmente en el diente natural que queremos reemplazar. Sin embargo, antes de que el diente pueda entrar dentro de la corona elegida es recomendable retocarlo un poco y reducir su tamaño ligeramente para conseguir que encaje a la perfección.

Durante todo este proceso de colocación de la corona dental, le administraremos anestesia local en la zona que vamos a tratarle con el objetivo de que no sufra ningún tipo de molestia y apenas se entere de que estamos colocándole la nueva pieza dental.

Una vez anestesiada la zona a tratar, procederemos a limar el diente que vamos a cubrir con la corona hasta haberlo reducido a un tamaño lo suficientemente pequeño como para que se introduzca correctamente en la corona dental que le vamos a colocar encima.

Todas nuestras coronas dentales se fabrican con la forma específica del diente que vamos a reemplazar con ellas, por eso, siempre tomamos medidas de la pieza dental concreta que vamos a tratar y creamos un molde en función de dichas dimensiones.

Una vez que hemos fabricado la corona dental y la tenemos lista para colocársela al paciente, la fijamos en el diente que previamente hemos preparado de manera que queda encajada perfectamente y el paciente prácticamente ni se da cuenta de que la lleva.

De este modo, la persona que lleva la corona se acostumbrará a ella en poco tiempo y acabará utilizándola como si nada, cuando en realidad cuenta con un nuevo diente mucho más resistente y duradero.

Si estás pensando en beneficiarte de esta increíble técnica, no dudes en pasarte por cualquiera de nuestras clínicas en Getafe y Móstoles, donde podemos asesorarte adecuadamente para que consigas la mejor sonrisa.

Dra. Ana Cuadrado

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Contacta con nosotros para pedirnos más información o solicitarnos una primera cita. Puedes acudir a cualquiera de nuestras dos clínicas en Getafe y Móstoles. Aquí os dejamos nuestras vías de contacto: 91 682 18 42 (teléfono Getafe), clinica@clinicadentalcuadrado.com (email Getafe), 91 618 51 94 (teléfono Móstoles) y mostoles@clinicadentalcuadrado.com (email Móstoles). Nos encontrareis en la Calle Toledo nº 25 de Getafe (28901, Madrid) y en la Calle Reyes Católicos nº 41 de Móstoles (28938, Madrid).

CLÍNICA DENTAL DE GETAFE

  • C/ Toledo 25, 28901 Getafe (Madrid)
  • 91 682 18 42
  • clinica@clinicadentalcuadrado.com

CLÍNICA DENTAL DE MÓSTOLES

  • C/ Reyes Católicos 41, 28938 Móstoles (Madrid)
  • 91 618 51 94
  • mostoles@clinicadentalcuadrado.com