Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 info@clinicadentalcuadrado.com

Alimentos que perjudican nuestra salud bucodental

Alimentos que perjudican nuestra salud bucodental

Cuando hablamos de alimentos que perjudican nuestra salud bucodental, el primer elemento que se nos tiene que venir a la cabeza es el azúcar refinado, de hecho, no es sólo uno de los peores “enemigos” para nuestros dientes sino para nuestra salud en general.

En este sentido, hay que intentar reducir su consumo al mínimo, no sólo en lo que se refiere a usar azúcar “suelta” sino también a productos excesivamente azucarados como pueden ser los pasteles, los dulces o las golosinas, entre otros muchos.

No obstante, el azúcar y sus derivados no es el único grupo de alimentos que pueden dañar nuestros dientes y, por ende, nuestra salud bucodental, hay otra serie de alimentos que pueden afectar a la salud de nuestros dientes y con los que tendremos que tener especial cuidado. Veamos cuáles son.

 

 

Caramelos, piruletas y similares

En realidad los caramelos, las piruletas y otras golosinas similares estarían incluidos entre los productos realizados con azúcar refinada de los que hablábamos al principio del artículo. No obstante, su poder “dañino” sobre nuestros dientes es tan alto que hemos creído conveniente crear un apartado específico para concienciar a nuestros lectores.

Son especialmente malos los caramelos más duros ya que, además de añadir demasiada azúcar a nuestro organismo de golpe, pueden llegar a causarnos problemas dentales tales como fisuras o incluso roturas de piezas dentales.

 

 

Vigila también el consumo de café

El problema de tomar café, u otros ingredientes naturales tales como el té, no es tanto el hecho de consumir el producto en sí sino que muchas personas no pueden hacerlo sin tenerle que añadir azúcar u otros edulcorantes que no le hacen ningún “favor” a nuestros dientes ni a nuestra salud en general.

Por otro lado, la cafeína tampoco es que sea especialmente buena, de hecho, ocasiona una serie de perjuicios a nuestro organismo que sería recomendable, sin ir más lejos, al consumirlo vemos cómo se nos seca fácilmente la boca.

Conviene reducir su consumo al mínimo posible y beber suficiente agua cuando lo hagamos, acuérdate de no abusar de los edulcorantes (incluida la sacarina o incluso la miel) y recuerda que consumir de forma frecuente bebidas como el café o el té puede manchar tus dientes e, incluso, oscurecer su blanco natural.

 

 

¡No mastiques hielo!

Puede sonar increíble pero hay gente a la que le gusta masticar hielo e, incluso, comérselo. De hecho, entre mucha gente circula la curiosa creencia de que masticar hielo es bueno para los dientes. No podrían estar más equivocados.

El hecho de comerse el hielo no es un problema en sí mismo ya que éste está compuesto básicamente de agua y no contiene productos dañinos como pueden ser el azúcar u otros aditivos. El problema viene de masticar sustancias duras tales como el propio hielo o el caso comentado de los caramelos duros.

Masticar este tipo de sustancias duras puede poner en peligro nuestros dientes, dañando su esmalte e incrementando la posibilidad de que aparezcan fisuras o roturas. Elimina esta mala costumbre que tantos problemas puede ocasionarte.

Aún nos quedan varios alimentos más que comentar pero el artículo ya es demasiado extenso, así que os emplazamos a un próximo artículo en el que seguiremos desarrollando esta idea. Mientras tanto, no olvidéis que en la Clínica Dental Cuadrado nos tenéis a vuestra entera disposición para solucionar vuestros problemas dentales. ¡Gracias por confiar en nosotros!