Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 [email protected]

Cepillo eléctrico VS. Cepillo de dientes tradicional, ¿cuál es mejor?

Cepillo eléctrico VS. Cepillo de dientes tradicional, ¿cuál es mejor?

En anteriores artículos de la Clínica Dental Cuadrado hemos hablado ya de las ventajas del cepillo eléctrico en comparación el cepillo de dientes tradicional, no obstante, sobre este tema siempre hay mucho que decir y eso es lo que vamos hacer en este post.

No es que el cepillo de dientes convencional sea malo, simplemente un cepillo eléctrico, y más si es uno de última generación, mejora las prestaciones de esta herramienta de higiene que forma ya parte de nuestros hogares y, por ende, de nuestras vidas.

Por tanto, si todavía no tienes claro por qué es recomendable que practiques tu cepillado diario con un modelo eléctrico, en este artículo te vamos dar unas cuantas razones para empezar a hacerlo, continúa leyendo y entérate de todo.

Enumerando las múltiples ventajas que presentan los cepillos de dientes eléctricos

A poco que preguntes o mires a tu alrededor, podrás comprobar que cada vez hay más gente que opta por utilizar un cepillo eléctrico a la hora de conseguir un higiene oral óptima. Esto no es un hecho casual sino que, tal y como veremos a continuación, se sabe que eliminan mejor la placa y los restos de comida.

Pero veamos un pequeño listado de las razones por las que cada vez más gente se pasa al “bando” del cepillo eléctrico en detrimento del cepillo clásico.

Eliminan más y mejor la placa bacteriana

Tal y como hemos apuntado antes, una de las principales ventajas de los modelos eléctricos es que eliminan mucho mejor la placa bacteriana, sobre todo si los comparamos con las versiones de cepillos convencionales.

Pero no sólo la eliminan mejor sino también en mayor cantidad, con lo que conseguimos una limpieza oral más efectiva, contribuyendo a prevenir todo tipo de patologías bucales, desde las clásicas caries a otras enfermedades periodontales menos conocidas (gingivitis, periodontitis, etcétera).

Y es que, al contrario de lo que ocurre con la mayoría de cepillos de dientes tradicionales, un cepillo eléctrico nos permite envolver la totalidad de cada una de nuestras piezas dentales. Esto implica la posibilidad de eliminar mucha más placa bacteriana, más si tenemos en cuenta el movimiento rotatorio que suelen hacer este tipo de aparatos, con el que se alcanzan zonas de difícil acceso del diente, zonas a las que sería prácticamente llegar con un cepillo convencional.

Un mayor mango para un mayor alcance

Además del clásico movimiento rotatorio que poseen la mayoría de los cepillos de dientes eléctricos, también presentan otra característica que juega a su favor con respecto a sus competidores más inmediatos: los cepillos de dientes “clásicos”.

Hablamos del hecho de que cuentan con un mango más largo, con lo que el agarre manual se produce mucho mejor y, lo que es más importante aún: podemos acceder a zonas de nuestra boca a las que normalmente no llegamos con nuestro cepillo de dientes tradicional.

Alcanzamos estas zonas alejadas de la boca con mucha más facilidad y, de este modo, podemos limpiar mejor partes que no limpiamos tan bien como deberíamos, y más sabiendo que pueden ser conflictivas (por ejemplo, las muelas del juicio).

Aún podríamos comentar otras ventajas del cepillo eléctrico pero lo dejamos para un futuro post, por esta vez ha sido suficiente. Recuerda que en la Clínica Dental Cuadrado cuentas con especialistas que cuidan de tu salud, así que no dudes en venir a vernos si tienes cualquier problema. ¡Tu salud es nuestra razón de ser!