Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 info@clinicadentalcuadrado.com

Otros alimentos que dañan nuestros dientes

Otros alimentos que dañan nuestros dientes

La semana pasada veíamos unos cuantos alimentos o productos alimenticios que, de un modo u otro, podían perjudicar nuestra salud bucodental, es decir, ocasionar problemas en nuestros dientes, lengua, encías o boca en general.

Si os perdisteis dicho artículo, os recomendaríamos leerlo antes de continuar con el presente post ya que ambos son totalmente complementarios. Aquí os dejamos el enlace que os dará acceso directo al mismo.

Una vez que hayamos repasado los conceptos explicados el otro día, estamos en condiciones de seguir conociendo otros alimentos que pueden dañar nuestros dientes. ¡Vamos allá!

 

Cuidado con el consumo de cítricos

¡Ojo! No estamos diciendo que consumir cítricos sea malo para la salud bucodental sino que las frutas ácidas, tales como los limones, las naranjas, los pomelos y otros cítricos, pueden llegar a dañar el esmalte de nuestros dientes.

¿Cómo puede ser eso posible? Todos los alimentos ácidos en general, incluyendo el grupo concreto de los cítricos, tienen sustancias ligeramente corrosivas que pueden llegar a erosionar nuestra dentadura si no tomamos una serie de precauciones.

No se trata de dejar de consumir cítricos, o alimentos ácidos en general, pero sí de ser conscientes del hecho de que consumir a menudo este tipo de alimentos puede hacer que nuestros dientes sean más vulnerables y se “piquen” con mayor facilidad. Más adelante publicaremos un post explicando mejor estas cuestiones.

 

 

Frutas deshidratadas y otros alimentos “pegajosos”

Comer frutas deshidratadas es un hábito muy seguido por miles de españoles, a priori parece el aperitivo perfecto: sano y con un sabor bien dulce. El problema es que comerlas no es un hábito tan saludable como pensábamos.

Sobre todo si hablamos de frutas deshidratadas “pegajosas”, aquellas que nos dejan restos en las manos, al cogerlas, y en los dientes, al masticarlas. Precisamente, en este último detalle está la clave: se pegan a los dientes y suelen permanecer allí más tiempo de lo deseable.

Los alimentos pegajosos, tales como este tipo de frutas deshidratadas, o incluso combinaciones con frutos secos, pueden dañar nuestros dientes si no tenemos un poco de cuidado. Recuerda cepillarte los dientes bien después de comerlos, así como pasarte el hilo dental con cuidado, no caigas en la tentación de recurrir únicamente a un enjuagado o peor aún: no hacer nada de esto.

 

 

Tampoco son buenas las patatas fritas o similares

Todos caemos en la tentación, alguna vez, de comer patatas fritas y otros “snacks” similares, aunque sepamos que no sea el alimento más saludable ni beneficioso para nuestra salud, ni mucho menos.

Este tipo de aperitivos, sobre todo los más “crujientes”, suelen estar repletos de almidón, un compuesto vegetal que hace que los niveles de glucosa de nuestro organismo aumenten considerablemente. Si los tomamos en pequeñas cantidades, no hay problema, nuestro cuerpo lo suele asimilar bien, pero si abusamos, podemos poner en peligro nuestros dientes ya que gran parte se queda disuelto en nuestra propia saliva.

Por si fuera poco, estos restos de almidón tienden a quedarse fácilmente entre los huecos de nuestra dentadura con lo que, si no tenemos un poco de cuidado, se pueden quedar mucho tiempo ahí. Conviene cepillarnos bien al terminar de comer este tipo de aperitivos y pasarnos el hilo dental a “conciencia”.

Una vez más el artículo ha alcanzando una cierta longitud y aún nos quedan alimentos que analizar, eso lo haremos en un tercer y último artículo que no os podéis perder. Hasta entonces no olvidéis que podéis consultarnos todas vuestras dudas. ¡En la Clínica Dental Cuadrado siempre estamos a vuestra disposición!