Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 [email protected]

Proceso a seguir para lavarte los dientes adecuadamente

Proceso a seguir para lavarte los dientes adecuadamente

La semana pasada empezamos a hablar de cómo lavarse los dientes correctamente y que, a tenor de un estudio publicado recientemente, cabía la posibilidad de que los españoles no nos estuviéramos lavando los dientes de la manera más adecuada.

De este modo, dimos una serie de claves para poder hacerlo mejor pero nos quedamos pendientes de transmitir el proceso al completo y eso es lo que vamos a hacer, precisamente, en este post. Sigue leyendo y toma buena nota.

Paso por paso para conseguir el cepillado óptimo

Añadir una pequeña cantidad de pasta de dientes al cepillo (del tamaño de un guisante, aproximadamente) y procura dedicarle tu atención a todos los dientes de tu dentadura.

Primero las caras exteriores de los dientes superiores

Empezar por las caras exteriores de tus dientes superiores, para lo cual tendrás que abrir bien la boca y colocar el cepillo de forma perpendicular al diente que quieres limpiar, inclinándolo ligeramente hacia la encía.

Realizar movimientos circulares ejerciendo una presión lo suficientemente intensa como para poder limpiar los restos que se hayan adherido pero sin llegar a dañar las cerdas y, sobre todo, nuestra propia boca.

Hay que abarcar tanto los dientes como las encías pero recuerda no hacerte daño en estas últimas ya que, de lo contrario, pueden retraerse como consecuencia de la agresión sufrida.

Después cepillar sus caras interiores y pasar a los molares

Cepillar las caras interiores de los dientes superiores, podemos optar por ir de colmillo a colmillo y después limpiar el resto de dientes.

Empezar por la parte posterior de la boca y realizar ligeros movimientos circulares utilizando la parte delantera del cepillo. Así hasta alcanzar ambos colmillos, en ese momento realizar un barrido completo empleando, ahora sí, todo el cepillo de dientes.

Los molares superiores se limpian también realizando los clásicos “barridos” horizontales, es decir, el típico movimiento que todos solemos realizar a la hora de limpiarnos los dientes, el que nos sale de manera natural.

A continuación los dientes inferiores

Una vez hemos limpiado los dientes superiores, pasar a los inferiores empleando la misma técnica que hemos explicado antes: colocar el cepillo de forma perpendicular al diente que vamos a limpiar y seguir un orden similar al que hemos desarrollado para las piezas superiores, es decir, primero caras exteriores, segundo interiores y, por último, los molares.

No te olvides de limpiar tu lengua

Ya has cepillado tus dientes y muelas, ¿damos entonces por acabado el cepillado? ¡Claro que no! Estamos describiendo el proceso óptimo de limpieza bucodental y eso incluye también la limpieza de nuestra lengua.

En esta parte de nuestra boca se acumulan muchos restos de alimentos y si no la limpiamos adecuadamente se pueden generar todo tipo de problemas bucodentales. Es por eso que siempre recomendamos acabar el “cepillado” limpiando esta zona tan importante.

Hay gente que utiliza el propio cepillo de dientes para limpiar la superficie de la lengua, eso está bien pero, ya que nos ponemos, mejor emplear un instrumento conocido como “raspador lingual” para eliminar la máxima cantidad de restos de comida de nuestra lengua.

La próxima semana explicaremos un poco más en detalle cómo limpiar nuestra lengua con este aparato y, cómo no, introduciremos el uso del hilo dental. Así que ya sabes: no te pierdas ninguno de nuestros artículos y síguenos a través de las redes sociales de Clínica Dental Cuadrado. ¡Un saludo cordial!