Getafe: 916821842 | Móstoles: 916185194 info@clinicadentalcuadrado.com

Te enseñamos a usar el hilo dental de manera correcta

Te enseñamos a usar el hilo dental de manera correcta

Después de ofreceros una buena cantidad de consejos y claves a la hora de realizar nuestro cepillado dental diario, llega el turno para el uso de la seda dental, más popularmente conocida como “hilo dental”.

Ya hemos comentado en anteriores artículos que, además de cepillarnos los dientes después de cada comida importante, es recomendable emplear el hilo dental de vez en cuando para conseguir una limpieza más óptima y evitar que se acumulen restos de comida y suciedad en sitios a los que nuestro cepillo dental no llega habitualmente.

El problema es que no todo el mundo sabe utilizar el hilo dental de manera correcta y ¡no es de extrañar! Hemos de admitir que, a priori, si no tenemos unas nociones básicas de cómo emplear esta sencilla herramienta, puede resultarnos realmente complicado emplearla de forma adecuada.

Por tanto, el objetivo de este artículo es mostraros una serie de técnicas con las que nos aseguraremos de estar utilizando el hilo dental de la manera más correcta. Así que, ¡vamos con ello!

Lo primero es tener entre nuestras manos un buen hilo dental, es decir, comprar uno cuya calidad e higiene sean incuestionables. En este tipo de cuestiones tan importantes conviene ir a lo seguro y no arriesgarnos por querer ahorrar algo de dinero.

Una vez dicho esto, debemos coger unos 45 cm de hilo dental y situarlo entre nuestras manos, cogiéndolo con las dos y pasándolo entre nuestros dedos para poder manejarlo mejor y poder realizar fácilmente los movimientos necesarios.

El caso es que debe quedar entre 3 y 5 cm de hilo dental libre entre nuestras manos, que será la parte que realmente utilicemos a la hora de realizar nuestra limpieza dental.

La forma adecuada de trabajar con esta parte de hilo dental es introducirla entre cada una de las separaciones que tenemos entre diente y diente dentro de nuestra boca.

En cada una de estas separaciones, introduciremos el hilo dental con cuidado para no hacernos daño y seguiremos las curvas naturales que presentan cada uno de nuestros dientes o muelas.

En el momento en que el hilo está introducido en un espacio interdental, lo aplicaremos primero en la superficie posterior del diente anterior a éste y después en la superficie anterior al diente posterior, con respecto a dicho espacio.

Tenemos que ir metiendo el hilo dental poco a poco y hacer diferentes pasadas, empezando por la parte más lejana a la encía hasta acercarnos poco a poco a ésta.

De hecho, debemos asegurarnos de habernos limpiado debajo de las encías ya que ahí se suele acumular bastante suciedad, lo que suele conllevar la aparición de gérmenes y bacterias.

Eso sí, esta parte final de la limpieza de cada espacio interdental es especialmente delicada y procuraremos evitar que el hilo dental roce o choque contra la encía ya que, de lo contrario, podemos dañarla y crearnos algún tipo de herida.

Podríamos comentar algunos aspectos más que implica el uso del hilo dental y en un futuro así lo haremos pero por hoy ha sido suficiente.

Recordad que el hilo dental se emplea justo después de cada comida importante, al igual que hacemos con nuestro clásico cepillado dental. Todo es ponerse y crear una sana costumbre.

Si os han gustado estos consejos, os recomendamos visitar nuestra página web (www.clinicadentalcuadrado.com) y, más concretamente, nuestro blog donde encontraréis un montón de artículos igual de interesantes.

Allí también podréis informaros de todos nuestros servicios y novedades, al igual que en nuestras redes sociales (FacebookGoogle+ y Twitter), las cuales os recomendamos seguir si es que no lo habéis hecho ya.

Nada más, deciros que podéis contar con la Clínica Dental Cuadrado para lo que necesitéis y que nos podéis encontrar en nuestros centros de Getafe y Móstoles donde os atenderemos encantados. ¡Muchas gracias por vuestra atención y confianza!

Deja un comentario